lunes, 7 de junio de 2010

UN INVENTARIO DE LAS COSAS DE VALOR

Ya expliqué en este otro post que soy una persona que confía mucho en las listas. Ya he compartido con vosotros dos de mis favoritas: la del equipaje y la de la compra.

Pero hoy quería hablaros de una que espero no tener que utilizar nunca pero que, en el caso de necesitarla, seguro agradeceré el tiempo que empleé elaborándola.

Y es que se trata ni más ni menos que de hacer un inventario de las cosas de valor que tenemos en nuestros hogares.


Imagino que la mayoría de vosotros jamás ha sufrido un robo en casa, pero aquellos que hayan tenido la desgracia de pasar por ese trago sabrán que, facilitar la tarea, tanto al seguro como a la policía, alivia un poco las cosas justo en un momento en el que nos sentimos agobiados e impotentes.

Por eso, os invito a que un día tranquilamente, armados de cámara de fotos, papel y lápiz, os dispongáis a hacer un recorrido por nuestra casa.

En primer lugar, es raro el hogar que hoy en día no cuenta con ordenadores, portátiles, cámaras de fotos, Ipods, etc… y os aseguro que son precisamente esos pequeños aparatos electrónicos de lo primero que buscan los amigos de lo ajeno. Por eso, deberemos elaborar una lista y tomar fotos de cada uno de ellos a los que habrá que añadir otros como televisores, DVDs, etc…. Posteriormente, organizaremos esas fotos en una hoja y debajo de cada imagen anotaremos el tipo de aparato, marca, modelo, número de serie, año y lugar de adquisición. Si a esto le adjuntamos el ticket de compra (original o escaneado) mejor que mejor.

En el caso de cuadros y otros objetos de valor de decoración procederemos más o menos igual, aunque en este caso las fotos son aún más importantes. Y es que, eso de que una imagen vale más que mil palabras, no puede ser más cierto.

Capítulo aparte merece el tema de las pocas o muchas joyas que tengamos. En este caso, creo que merece la pena hacer una pequeña inversión que consiste en llevar lo que tengamos a un joyero de confianza. Este nos realizará una descripción profesional lo más detallada posible de cada una de ellas y las valorará individualmente. A esta valoración, únicamente deberemos añadirle una fotografía de la pieza. Si además queremos darle un valor añadido a esta lista, podemos anotar los detalles acerca de cuando se adquirió, de quien fue regalo o de quien la heredamos. Esto supone un buen recuerdo para esas piezas de alto valor sentimental que van pasando de generación en generación.

Por último, una vez elaborada la lista, es conveniente guardar más de una copia en lugares diferentes, entregar una a alguna persona de confianza, así como, si la tenemos en nuestro ordenador, que por supuesto tenga una contraseña.

1 comentario:

Eva's House dijo...

Genial! Ahora lo que me falta es el tiempo!! Pero tienes toda la razón, es algo que todas deberíamos hacer!